Próximo Artículo...

Playas de la zona del maresme que podemos disfrutar de nuestra mascota aunque sea verano.


 

GOLPE DE CALOR

Con la llegada del verano, el golpe de calor es uno de los principales problemas al que se ven sometidas nuestras mascotas, ya que tanto perros como gatos son mucho más sensibles al calor que los humanos. Éstos no pueden regular su temperatura corporal mediante el sudor, debido a que no tienen glándulas sudoríparas repartidas por el cuerpo. Los perros eliminan el calor a través del jadeo y del sudor que expulsan por las almohadillas de los pies y por las zonas aisladas con poco pelo, como puede ser el vientre. Los gatos intentan mantener una temperatura estable lamiéndose y manteniendo el pelo liso, de este modo, la saliva depositada en el pelo, al evaporarse, disminuye su calor corporal.

¿Cuándo se produce el golpe de calor?
El golpe de calor suele darse en épocas de mucho calor, como es en verano, y cuando hay un alto grado de humedad. Esto provoca que el perro o gato acaben con sus reservas de azúcar y sales minerales, provocando un colapso interno que puede acabar con nuestra mascota en apenas 15 minutos.

A pesar de la temperatura, hay ambientes que propician el golpe de calor como son los espacios reducidos y/o mal ventilados como el coche, una habitación, un balcón, el trasportín…

¿A quién afecta el golpe de calor?
Los perros y gatos más propensos al golpe de calor son los cachorros y los ya mayores. Los que también tienen un factor de riesgo elevado son los animales de capa negra, ya que absorben más el calor que los de capa clara.

Los perros que hacen ejercicio en tiempo caluroso, como el Greyhound, y los perros y gatos que tienen el morro chato, como el Bulldog o el Persa, también son más propensos a estos colapsos.

Síntomas del golpe de calor
El perro o gato que ha sufrido un golpe de calor muestra los siguientes síntomas:

  • Está perezoso y sin ganas de moverse.
  • Su respiración es rápida o costosa y las mucosas de las encías y de la conjuntiva están azuladas.
  • Temblores musculares e incluso vómitos.
  • Le aumenta el ritmo cardíaco.
  • Se tambalea.

calor 01

A raíz de estos síntomas, si el animal no es tratado a tiempo, puede que esta dolencia se agrave y:

  • Le aparezcan pequeñas manchas de sangre en la piel.
  • Padezca una hemorragia gastrointestinal.
  • Sufra una insuficiencia hepática o renal.
  • Se vea afectado por un edema cerebral.
  • Le fallen los órganos.

La temperatura media de los perros es de 39°C, pero cuando sufren un golpe de calor, ésta puede llegar a los 42°C o más.

Tratamiento
El golpe de calor se tiene que tratar de inmediato, a la menor sospecha debemos llevar al perro o gato al veterinario. Si la situación es tan grave que no podemos trasladar al animal hasta la clínica, nuestro objetivo será el de bajar la temperatura corporal del animal, pero no lo podemos hacer de cualquier manera.

Pasos a seguir ante un golpe de calor:

  • Para bajar la temperatura corporal del animal deberemos llevarlo a un sitio fresco y aplicar frío en las zonas más importantes, como son la cabeza, el cuello, las ingles y las axilas. De este modo, refrescaremos la sangre que va hacia el cerebro, evitando un posible daño cerebral, y bajaremos la velocidad de la respiración.
  • Deberemos poner al animal bajo un chorro de agua (no muy fría) y humedecerle la boca sin obligarle a beber, puesto que puede que sea incapaz de tragar o que mucha agua lo ahogue. Cuando veamos que la respiración se ha normalizado, podremos sacarlo de debajo del agua pero manteniendo siempre el control de su temperatura.
  • Si queremos que el frío le cale rápido, podemos ayudarnos con ventilador o le podemos pasar cubitos de hielo por la nariz, las axilas y por los lados del cuello.

A pesar de todos estos esfuerzos, es fundamental que cuando nos sea posible, llevemos al perro o gato al veterinario. Éste deberá hacerle un reconocimiento y administrarle la medicación adecuada para acabar de recuperarse.

Cosas que NO debemos hacer nunca ante un golpe de calor:

  • Cubrir o envolver a nuestra mascota con toallas, de esta manera el calor sube en vez de salir.
  • Utilizar agua completamente helada, ya que le podemos dañar el cerebro.

Como prevenir el golpe de calor
Para evitar que nuestra mascota sufra un golpe de calor hay que actuar con sentido común. De todos modos, es importante recordar:

calor 02

* Dar de beber al animal regularmente para evitar la deshidratación. El agua se debe renovar a menudo y se debe administrar en pocas cantidades.

* No dejar al perro o gato encerrado dentro del coche.

* Sacar a pasear al perro en los momentos de menos calor y evitar que haga mucho ejercicio.

*  No encerrar al perro o al gato en una habitación pequeña sin ventilación.

*  Si el perro vive en el jardín, debería tener una sombra en la que cobijarse.

* En verano, es mejor darle la comida al perro por la noche porqué después de comer, los perros, son más propensos a sufrir colapsos.

* En caso de salir de viaje, es aconsejable llevar abundante agua y hielo. Si vemos que el animal se estresa, podemos colocar en el suelo del trasportín, toallas húmedas.


ÉPOCA DE PETARDOS…

Se avecina el día más tembloroso para nuestras mascotas. Como todos sabéis no hay soluciones milagros para ese día, lo que si hay, son algunas medidas para que nuestras mascotas sufran menos y puedan pasar mejor esa noche. Vamos a dar varios consejos, destinados a cachorros y a adultos.
petardos

petardos 01

Cachorro:
Cuando se es cachorro, es más fácil enseñar a no tener miedo a los petardos o a los ruidos en general, como pudiera ser también los truenos..
1- Si es en época de petardos, lo que podemos hacer es, unos días antes, comprar los petardos llamados ‘bombetas’, podemos jugar con él y de forma aleatoria tiraremos una, SIEMPRE a cierta distancia, para que se vaya acostumbrando; es importante no dar importancia al ruido y mostrar total indiferencia.
2- NO lo consolaremos, ya que si lo hacemos estamos reforzando su comportamiento al miedo.
3- Jugaremos con él, de esta manera el asociará el ruido al juego y conseguiremos que no reaccione con miedo.

Adulto:
1- Intentaremos evitar dejar sólo a nuestra mascota en casa, es importante si es posible, alejarlo de los ruidos y poner música lo más elevada posible. También podemos intentar jugar con él si se presta, ya que así lo distraemos de su fobia.
2- Le podemos habituar un sitio como de refugio, para que el se pueda esconder en el caso de que fuera necesario.
3- Nuestra forma de actuar tiene que ser neutra, es importante que no demostremos miedo, ya que se lo transmitimos a él y puede perjudicar a su comportamiento.
4- NO lo consolaremos, intentaremos siempre enseñarle que no tiene que tener miedo.
5- Es favorable darle un buen paseo, de esta forma lo cansamos. Lo que no haremos es sacarlo a pasear en el momento más álgido, ya que si tiene miedo podemos tener una mala experiencia, tanto para él como para nosotros.
6- En el caso, de que sepamos que nuestra mascota lo va a pasar tremendamente mal, podemos recurrir a las medicinas. Es importante siempre hablar con nuestro veterinario, el siempre nos aconsejará lo mejor para nuestra mascota. Es en este caso, dónde no debemos esperar al último día, hay que prevenir, con lo cual hemos de empezar el tratamiento unos días antes.

Bien, desearos un feliz San Juan a todos y sobretodo que nuestras mascotas lo pasen lo mejor posible.


 

LA PROCESIONARIA 

Durante los meses entre Marzo y Mayo, de primavera a verano, las orugas procesionarias comienzan a compartir los parques,  las áreas al aire libre con nuestros perros y entonces suelen comenzar los problemas entre ellos. Las procesionarias son orugas de color amarillo y pardo que se desplazan en largas filas y forman verdaderos  “nidos” con aspecto algodonoso y color blanco en los pinos y abetos.

procesionaria 1     procesionaria 2

Su color, forma, tamaño poco amenazador y el modo de moverse atraen la atención de muchos perros que no pueden resistir la tentación de morder, lamer o incluso comer alguna de estas orugas.Las procesionarias son extremadamente tóxicas para los perrosy ni siquiera es necesario que las ingieran, sólo el hecho de lamerlas desencadena una reacción dramática en la lengua, los labios y las encías del atrevido can que se acerca a ellas demasiado.Debemos impedir que los perros tengan acceso a las procesionarias y si en algún momento nuestro perro sufre los efectos del veneno de estas orugas, hay que lavar la boca y los labios con agua abundante y templada ya que el calor es lo que detruye la toxina, y acudir con la mayor urgencia a la clínica veterinaria más cercana. Los efectos del veneno serán siempre peores de lo que puedan parecernos al principio y este episodio desafortunado puede tener consecuencias muy graves para nuestra mascota.

Información importante: Muchos perros pueden incluso perder un trozo de lengua por el efecto del veneno de las procesionarias y necesitarán cuidados médicos muy especiales durante varios días.Una atención veterinaria rápida, completa y adecuada consigue que prácticamente todos los ejemplares se recuperen por completo pero las medidas de tratamiento deben establecerse con la mayor rapidez posible, cualquier retraso provoca complicaciones mayores.

Así que para acabar diremos, que en el caso de que penséis que es posible que una procesionaria haya sido tocada por vuestro animal, debéis de inmediato, acudir a vuestro veterinario.


Tags

Alimentamos con...

 

Logo Arion 3

Logo satis 2

Font del Bou SHOP

Visítanos en Facebook !